Decálogo del BUEN MAMÓN

Si has llegado hasta aquí es porque o eres un mamón habitual y te gusta llenarte bien la boca con un buen rabo o tal vez estés pensando en dar el paso y comerte una buena polla por primera vez. Sea un cosa u otra, en el mundo de la MAMADA hay unas reglas no escritas que deben seguirse siempre. Así se garantiza el máximo placer tanto al rabo mamado como al mamón. 

Sí quieres deslefar un buen rabo usando tu boca, deberías seguir estas reglas para que la experiencia sea inolvidable:

1. Si no lo vas a dar todo por satisfacer al rabo mejor no mames. No todos los tíos consiguen correrse con una mamada, si no estás seguro de que vas a darlo todo, mejor no lo intentes. Deja a la peña que quiere comerse el mundo deslefando un rabo.

2. Un buen mamón tiene que estar siempre disponible. 

No se trata de comerla cuando quieras, se trata de comérsela cuando él quiera. Tu boca, tiene que estar siempre lista para ser usada.

 

3. ​Entrena tu garganta con frecuencia.

Es importante que tu garganta siempre esté a punto. Para ello tienes que entrenarla regularmente. Puedes mamar un dildo o un plátano pero es importante que no pierdas capacidad de tragar. Y eso se demuestra a diario.

 

4. Desea el rabo que estás mamando como si fuera el último.

Si has mamado más rabos, si estás desganado, si no te apetece mucho... Olvídalo y pírate. Un rabo hay que deslefarlo como si no hubiera un mañana. Como si fuera la última cosa que harías en tu vida! No lo olvides nunca! 

 

5. Se llama mamar y no lamer. 

Succiona bien con tu boca, crea sensación de vacío, intercambia movimientos internos con tu lengua, humedece bien el rabo. Tiene que entrar suavemente en tu garganta, hasta el fondo. Si no puedes hacerlo, traga y verás cómo el rabo entra más allá de tu garganta. El tío que te está dando rabo sabrá agradecértelo.

6. Obedece a quien te esté dando rabo y sigue sus instrucciones.

Tu objetivo es darle placer a él. Qué disfrute bien de tu lengua, tu boca y tu garganta. Haz caso a todo lo que te pida. Tienes que saber satisfacerle y cumplir con sus necesidades en todo momento.

7. Masajea el rabo con tu garganta, que se note bien.

Muchos ponen boca pero lo que hay que poner realmente es la garganta. Es el máximo placer que le puedes dar a un rabo. No olvides combinar tu boca y tu lengua con tu garganta!

8. Lame los huevos, dale un respiro al rabo.

Es bueno que le des un respiro al rabo de vez en cuando. Excita bien al tío que te está dando rabo con tu lengua. Lame sus huevos bien despacio y haciendo que note tu lengua. Lame sus ingles bien despacio y haz que se sienta afortunado por tenerte entre sus piernas.

9. Déjate ver bien cómo comes.

Mira a los ojos de quien te está dando rabo, tiene mazo morbo ver fijamente los ojos del mamón viendo cómo disfruta. Si tienes lágrimas al haberte tragado su rabo hasta la garganta, siéntete orgulloso de ello y que te las vea. 

10. Da las gracias siempre después de que te den lefa.

Es la mejor forma en la que puedes terminar un buen trabajo. Siempre agradecido al rabo que te ha alimentado. No lo olvides!

¡No ol​vides hacer tu aportación a este decálogo!

Tanto si eres un buen mamón o si prefieres que te la coman bien, envía tus comentarios a: pibesexmadrid@gmail.com

¡Con tus aportaciones, mejoramos día a día!

IMG_1065.JPG
IMG_1050.JPG
IMG_0202.PNG